Rejuvenecerapido Conoce un Telómero y a su Mejor Amiga la Telomerasa

Los telómeros son descubiertos por Hermann Müller durante los años 1930´s, observándolos por primera vez en cromosomas de la mosca del vinagre, Drosophila melanogaster, por sus hallazgos, obtiene el premio Nobel en 1945. Posteriormente, Barbara McClintock los observa también en cromosomas del maíz, Zea mays, y también recibe un premio Nobel en 1983.

En ese entonces se propuso que los telómeros (del griego telos: final y meros: parte), situados en los extremos de los cromosomas, tenían la función de protección para que los cromosomas no se fusionaran entre si al ponerse en contacto con sus extremos. Sin embargo y desde entonces era evidente que durante la división de las células el tamaño de los telómeros se reducía continuamente.

La siguiente parte de la historia implica a James Watson (el codescubridor de la doble hélice), que en 1972 propone un mecanismo de pérdida de moléculas de ADN durante la fase intermedia de la replicación y a Alexei Olovsniokov que propone esa perdida durante el inicio de la replicación y a su vez asocia ésta pérdida con la Ley de Hayflick, propuesta hecha aproximadamente 10 años antes.

En 1978, Elizabeth Blackburn reporta que los extremos del único cromosoma lineal del protozoario ciliado Tetrahymena están formados de secuencias simples, repetidas, de nucleótidos que representan la estructura molecular del telómero.

La secuencia de las bases, en dirección 5´ a 3´ que encontró hasta el final del telómero fue TTGGGG. Pronto se observa que esa secuencia telomerica es muy parecida en organismos muy diversos. De hecho, en humanos y ratones, la secuencia es TTAGGG y sus telómeros contienen hasta 2000 veces repetida esa secuencia. Fue obvio finalmente que este es un mecanismo conservado durante la evolución para conservar intacta la estructura del telómero.

Posteriormente, Jack Szostak, en Harvard, trataba de producir Cromosomas Artificiales de Levaduras, sin éxito al principio, debido a que sus cromosomas artificiales eran inestables. Al agregar las secuencias repetidas de telómero derivadas de Tetrahymena, TTGGGG, estos funcionaron!!

Pero no solo eso, después de un periodo dentro de las levaduras, se observo que presentaban telómeros aún más largos, lo que indicaba que existía una actividad enzimática que añadía mas secuencias a esos telómeros.

Seguido a este hallazgo, Carol Greider, estudiante de doctorado que llega en 1984 al laboratorio de Elizabeth Blackburn, en California, inicia el proyecto que le asigna su tutora para identificar y aislar la enzima responsable de añadir las repeticiones telomericas a los extremos de los cromosomas.

A finales de 1984 Carol obtiene sus primeros resultados positivos y en Diciembre de 1985 publica en la revista Cell la descripción de esta enzima que llamaron Tranferasa Terminal del Telómero y que se conoce como Telomerasa.

La telomerasa es la enzima responsable de la integridad del telómero en organismos simples como la Tetrahymena y la levadura y así transcurre su división celular continua sin pérdida de secuencias

Algo similar sucede en células germinales, que son consideradas inmortales, en las que se produce también telomerasa, lo que garantiza la integridad de lo telómeros.

Sin embargo, las células somáticas que provienen de células germinales, como las fetales o células madre, carecen de actividad telomerasa, lo que hace que los telómeros queden expuestos a la pérdida continua de secuencias y por consiguiente de tamaño al momento de la replicación final, en cada división celular.

El premio Nobel 2009 fue otorgado a Elizabeth Blackburn, Jack Szostak y Carol Grider por su inmensa contribución a la descripción molecular de los telómeros y la identificación de la telomerasa lo que ha permitido entender el funcionamiento del mecanismo molecular encargado de preservar la integridad de los extremos de los cromosomas y de como se resuelve el problema de la replicación terminal

De esta manera, estos hallazgos nos permiten entender el envejecimiento desde su nivel primario, donde verdaderamente empieza y termina la vida.

Desde el descubrimiento del primer telómero en los años 1930´s hasta finales de 1985 con la publicación de la identificación y descripción de la función de la telomerasa, han transcurrido casi 50 años que actualmente representan media vida pero el avance ha sido inmenso. Desde entonces, se han generado conocimientos básicos y tecnologías que están siendo aplicadas por investigadores no solamente para detener el envejecimiento sino también para rejuvenecer y poder disfrutar de una vida plena de salud y bienestar.

Anuncios

Acerca de rejuvenecerapido

El área de Rejuvenecimiento genético me apasiona, quiero hacer aportaciones tanto en esa área como en la de envejecimiento para crear conciencia publica de una necesidad mas creciente de mejoramiento de hábitos, mejora en la nutrición, salud y bienestar promoviendo todas los principios y técnicas disponibles.
Esta entrada fue publicada en Telomeros y Telomerasa y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.